El Ozono en el agua

 

El caso particular del Ozono en el agua

 

El ozono se emplea frecuentemente en sistemas de tratamiento de agua, ya sea para potabilización, para eliminar colores y sabores no deseados, para precipitar metales disueltos, para tratar aguas residuales o para limpieza de torres de refrigeración contra la legionella, pero en este caso nos vamos a centrar en el uso del gas ozono mezclado con agua de riego y la diferenciación de sus cualidades en función de la carga de ozono añadida al agua de riego.

En concentraciones bajas, del orden de 0,4 a 2 ppm, cumple su misión de la desinfección del agua, puesto que el ozono no actúa sólo como desodorizante y oxidante de las sustancias orgánicas disueltas, sino también como desinfectante.

Aplicación en riego

 

El ozono debido a sus propiedades oxidantes, está considerado como uno de los agentes microbicidas más rápido y eficaz que se conoce.

No contamina ni deja residuos tras su degradación, volviendo a convertirse en oxigeno y favoreciendo el desarrollo radicular y el crecimiento vegetal.

La aplicación de agua ozonizada es más efectiva con niveles de materia orgánica bajos en las tuberías, temperatura del suelo y del agua baja y niveles de pH bajos, entre 6 y 7.

La degradación del ozono en oxigeno se produce aproximadamente a los 30’ de generarse en condiciones de agua sin materia orgánica, pH 7 y una temperatura del agua de 15º. Por este motivo el ozono ha de producirse en el momento y el lugar donde se precisa su acción desinfectante.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest